Viaje Largo, vejiga impaciente…consejos

Por Guillermo Gatti

La Republica Argentina es uno de los países donde la tercera edad viaja masivamente en la modalidad de turismo organizado o grupal.

En muchas oportunidades, guías y coordinadores me han hecho referencia sobre lo complicado que se les hace coordinar este tipo de grupos por el tema que al ser personas mayores son un poquito mas impacientes.

Lo que más me llamo la atención fue una pregunta que me hiciera un guía haciendo referencia  sobre la cantidad de veces que los abuelos van al baño y como esto dificultaba a la hora de programar un paseo ya que los tiempos se complicaban por la cantidad de veces que tenia que parar en la ruta para que los abuelitos bajaran a orinar.

Lo primero que hice fue investigar un poquito sobre este tema y claro, nada mejor que un tratado medico para aclarar el panorama.

Si bien hay muchos tipos de incontinencia urinaria, existe en la tercera edad, la llamada “urgencia miccional” y otra llamada “vejiga hiperactiva”.

El tema no es difícil de entenderlo.

Existen muchos motivos por los cuales los abuelos precisan orinar casi continuamente:

Algún problema de orden físico que se manifiesta por patologías específicas, por motivos psicológicos como la ansiedad y esas cosas y, obviamente por los efectos del envejecimiento que no deja de hacer lo suyo.

Algunos abuelos consiguen retener un cierto tiempo pero terminan enloqueciéndote pidiéndote un baño a gritos.

 Otros, directamente no consiguen retener nada y se orinan en cualquier lugar.

Les da lo mismo orinar atrás de un árbol, agachados como una Coya en medio de una plaza , en la banquina de la ruta o en algún florero centenario expuesto en un museo.

Los que padecen de la llamada “vejiga hiperactiva” son los mas interesantes. Así como esos niñitos que no paran nunca y no pueden administrar tanta energía, lo mismo ocurre con las vejigas de nuestros abuelos.

Las vejigas hiperactivas en la tercera edad son vejigas rebeldes, indisciplinadas con la única intención de orinar, orinar y orinar.

Son vejigas transgresoras que, paradójicamente, no les importa nada con tal de ser el centro de la atención.

Ahora bien: Que se hace desde nuestra profesión para minimizar esta problemática ya que seria incomodo y discriminatorio preguntarle a cada abuelo cuál es su frecuencia urinaria para resolver si sube o no al micro?.

Así como suben con sus diabetes, hipertensión, problemas articulares y quien sabe cuantas cosas mas, suben al micro con sus vejigas hechas unas desaforadas con la única intención de romper los quinotos de cualquier mortal.

Pensé entonces en algunas alternativas que podrían ayudar a sobrellevar esta situación tan molesta y evitar que nuestra paciencia se agote y empecemos a arrojar abuelitos por las ventanillas del micro.

1-      Cuando la situación se torna insostenible, el baño del micro esta hasta las manos y no hay un parador cercano, se podría organizar un jueguito grupal donde a la cuenta de uno, dos y tres, los pasajeros deberán llenar bolsitas de plástico con su orina. El que consigue llenarla mas rápido y haciendo espumita se gana de premio el primer lugar en el primer baño del próximo parador rutero.

2-      Otra podría ser repartirles a los pasajeros pelelas con el logo publicitario de la agencia y una vez que estén llenos, introducir el tan preciado liquido en las termeras y explicarles los beneficios terapéuticos de la “orino terapia”. Recomiendo que se beba tibia para que no estimule a esas vejigas malditas ya que las bebidas heladas son contraindicadas por motivos obvios.

3-      Un juego interesante es emborracharlos a todos y usar las mismas pelelas como si fueran aros de básquet: EL OBJETIVO DEL JUEGO ES EMBOCAR EN LA PELELA LA MAYOR CANTIDAD DE ORINA. Aquellos que no tengan ganas de jugar deberán limpiar todo lo que quedo en el piso así,  apelando a la formula de estimulo-respuesta se harán un nudo o se pondrán un tapón con tal de no tener que limpiar el piso nuevamente.

4-      Otra opción para evitar esas molestas vejigas noctámbulas es sustituir cualquier bebida por una porción de leche en polvo (sin diluir), maicena mezclada con bicarbonato o harina integral mezclada con azúcar negra para posibles pasajeros con dietas naturistas.

5-      Como recurso extremo aconsejaría llevar unos catéteres que el pasajero deberá introducirse: Dichos catéteres estarán conectados a una bolsa tipo colostomía donde ira el desecho, el guía simplemente deberá proveer de nuevas bolsas cada vez que estas se llenen y a otra cosa.

Espero que les sean útiles estas ideas y que tengan el mejor viaje que sea posible.

Anuncios

Nueva tecnología al servicio de guías y coordinadores de turismo.(Humor por Guille)

Por Guillermo Gatti

El conocidísimo tecnólogo nipón Tutuka Sefuma, dio a conocer en rueda de prensa, los últimos adelantos tecnológicos para aliviar el trabajo de guías y coordinadores.

Según Tutuka, estos aparatitos podrán aliviar la actividad de los profesionales y hasta prevenir posibles conflictos.

Les contamos de que se trata y cuales son los beneficios:

  1. Dispositivo para contar los pasajeros en el micro: Como ya sabemos, este procedimiento resulta un pelmazo ya que los pasajeros suben y bajan sin avisar y uno esta obligado a contarlos una y otra vez para no dejar a ninguno tirado en el camino. El dispositivo se coloca en la puerta del micro. Es un contador que contabiliza los pasajeros que suben y baja arrojando un resultado final a la hora de partir. De esta manera podemos saber la cantidad de pasajeros que tenemos en el micro a la hora de la partida.
  2. Detector de boludos: Este micro chip detecta de forma inmediata a los posibles boludos que viajan avisando rápidamente al guía permitiendo que este se arme de paciencia. El chip trabaja por un sistema de onda corta y se disimula muy bien en un prendedor que el guía prendera de su uniforme. (Bueno, si la agencia que lo contrata se juega y le da un uniforme). Sigue leyendo

Descubrimiento Científico:La ciencia investiga turistas.

Por Guillermo Gatti

La comunidad científica festeja últimos hallazgos referentes al comportamiento de los seres humanos cuando salen de viaje de placer.

La investigación  incluyo en su muestra personas de diferentes edades que escogieron la modalidad de turismo grupal usando como medio de transporte micros de larga distancia.

Dicha investigación surgió de la curiosidad de un pasajero que, coincidentemente, era investigador de la Universidad de Tajungapul y que había contratado un tour para relajar sus neuronas y salir de su rutina intelectual.

Eusebio Alcuadrado se sorprendió de tal manera al ver como los pasajeros del grupo se comportaban que a su regreso le planteo a su equipo investigar este fenómeno.

Después de arduos trabajos de campo, estadísticas, control de variables y largas observaciones, arribaron a resultados sorprendentes que, según Eusebio Alcuadrado serán de gran utilidad para guías y coordinadores de turismo como herramienta para ejercer su actividad profesional de forma más eficiente y efectiva.

Después de compartir un café descafeinado con medialunas de soja (puaj) con el joven investigador paso a relatarles a modo de síntesis los resultados de dicha investigación: Sigue leyendo

¿De qué nos disfrazamos cuando se nos enamora un pasajero o una pasajera?

Por Guillermo Gatti

Que los pasajeros se hagan la cabeza con los guías y coordinadores no es una situación sorprendente.

Sabemos que cuando se sale de vacaciones, muchos turistas llenan sus valijas de ropa y de fantasías y se suben al micro con toda la artillería dispuestos a no dejar títere con cabeza.

Claro, que si pueden bajarle la caña al guía o a la guía el desafió toma otra dimensión y obviamente la sensación es directamente proporcional a  la presa.

Giusepe Culorotto, un viejísimo guía de turismo que se adhirió al movimiento gay en la década del 70, afirma que agua y sexo no se le debe negar a nadie pero que jamás se debe perder el modelito lo que implica actuar con sagacidad y estrategia para evitar desbordes y perder el norte profesional.

En fin, en vacaciones todo vale y en ningún lugar esta escrito que cuando viajamos la libido queda en casa. Nos movemos por la ley del deseo y ante un pedazo de carne que respira se hace muy difícil esquivar la vista y hacer de cuenta que aquí no ha pasado nada.  Sigue leyendo

BITACORA DE VIAJE – VIVA LA VOCACION…

Por Guillermo Gatti

Enero 2003, hora: 5:05:35, estoy en la plataforma 71 de la Terminal de Retiro. El micro no ha llegado, ya hay gente preguntándome si esta atrasado. La salida es a la 6:00:00 tengo sueño, estoy cansado, no pude cepillarme los dientes (voy al baño).

5:15:45 solicito a los pasajeros que presenten su documentación para efectuar su chequeo. Se amontonan, se pelean, me empujan. Los hago formar una fila como niños de la escuela, comienzo a chequear la documentación. Una señora me entrega su libreta cívica con las tres últimas páginas sanas, el resto no existía. Le digo que es muy probable que no pueda pasar la frontera por el mal estado de su documento. Me responde que es amiga de un diputado peronista, que no me haga problema. Tengo ganas de vomitar, vuelvo al baño.

5:45:40 llega el micro a plataforma, cargan las valijas y comienzo a darles sus lugares. Sube la amiga del diputado, a los dos segundos baja la amiga del diputado diciendo que esa butaca no le gusta porque no puede estirar las piernas. (Mide 1.50mts) no tiene vergüenza.

6:07:00 salimos de Retiro, conecto el micrófono para presentarme, están todos dormidos, apago las luces, desconecto el micrófono y me voy a tomar mate con los chóferes. Uno de ellos con una sonrisa de oreja a oreja me comunica que ninguno de los dos conoce la ruta, que es la primera vez que viajan a ese destino, (me quiero matar).

9:05:00 de la mañana paramos en Gualeguaychu, la gente sigue durmiendo, les doy 45 minutos para desayunar, ir al baño, cargar los termos y hablar por teléfono. Bajan dormidos, se tragan los escalones, se resbalan y yo con la misma sonrisa de oreja a oreja.El chofer  levanto tres pasajeros que estaban desparramados en el suelo. Sigue leyendo

Martita se compro Brasil

Por Guillermo Gatti

Martita, un personaje singular claro exponente de los turistas de la década del 90 que viajaban a Brasil y compraban hasta el aire que respiraban y la playa era apenas un detalle porque el slogan que los motivaba a viajar era” merda veo,merda quiero”

En esa época el afán consumista superaba todas las expectativas inclusive las nuestras donde el “SER GUIA DE TURISMO”, se había convertido en un asesor de compras. Sigue leyendo

Un espía en la FIT – Relatos con Humor

 

Por Guillermo Gatti

Llegue de un viaje a la Laguna de Los patos Cansados, localizada en medio de la provincia de Buenos Aires.

¿Qué hacia yo en ese lugar?, había llevado a un grupo de la tercera edad que no tuvieron mejor idea que organizar un viaje a ese lugar porque querían conocer una especie de pejerrey que habita en esa laguna.

Como los viejitos tienen más tiempo libre que los piqueteros y ya se recorrieron el país de punta a punta, pusieron el dedo en el mapa e inmediatamente armaron esta salidita.

Como los pejerreyes nunca aparecieron, nos pasamos siete días jugando al truco y al tejo en la orilla de la laguna. Una joda bárbara.

Finalmente regresamos, deje a los viejitos en la puerta del Centro de Jubilados y me fui a mi casa a bañarme y sacarme ese olor a laguna podrida cuando sonó mi celular.

Era el editor de una revista virtual muy conocida llamada Turismo Perverso, ofreciéndome un dinero interesante para cubrir la Feria Internacional del Turismo que se hacia en el Predio de La Rural.

La idea del editor no era, precisamente, obtener información sobre los productos turísticos que se ofrecían en la feria, él apuntaba más alto. Su objetivo apuntaba a recabar información de bambalinas, o sea, todo aquello que no se muestra pero que esta aunque no lo veamos. Sigue leyendo