Viaje Largo, vejiga impaciente…consejos

Por Guillermo Gatti

La Republica Argentina es uno de los países donde la tercera edad viaja masivamente en la modalidad de turismo organizado o grupal.

En muchas oportunidades, guías y coordinadores me han hecho referencia sobre lo complicado que se les hace coordinar este tipo de grupos por el tema que al ser personas mayores son un poquito mas impacientes.

Lo que más me llamo la atención fue una pregunta que me hiciera un guía haciendo referencia  sobre la cantidad de veces que los abuelos van al baño y como esto dificultaba a la hora de programar un paseo ya que los tiempos se complicaban por la cantidad de veces que tenia que parar en la ruta para que los abuelitos bajaran a orinar.

Lo primero que hice fue investigar un poquito sobre este tema y claro, nada mejor que un tratado medico para aclarar el panorama.

Si bien hay muchos tipos de incontinencia urinaria, existe en la tercera edad, la llamada “urgencia miccional” y otra llamada “vejiga hiperactiva”.

El tema no es difícil de entenderlo.

Existen muchos motivos por los cuales los abuelos precisan orinar casi continuamente:

Algún problema de orden físico que se manifiesta por patologías específicas, por motivos psicológicos como la ansiedad y esas cosas y, obviamente por los efectos del envejecimiento que no deja de hacer lo suyo.

Algunos abuelos consiguen retener un cierto tiempo pero terminan enloqueciéndote pidiéndote un baño a gritos.

 Otros, directamente no consiguen retener nada y se orinan en cualquier lugar.

Les da lo mismo orinar atrás de un árbol, agachados como una Coya en medio de una plaza , en la banquina de la ruta o en algún florero centenario expuesto en un museo.

Los que padecen de la llamada “vejiga hiperactiva” son los mas interesantes. Así como esos niñitos que no paran nunca y no pueden administrar tanta energía, lo mismo ocurre con las vejigas de nuestros abuelos.

Las vejigas hiperactivas en la tercera edad son vejigas rebeldes, indisciplinadas con la única intención de orinar, orinar y orinar.

Son vejigas transgresoras que, paradójicamente, no les importa nada con tal de ser el centro de la atención.

Ahora bien: Que se hace desde nuestra profesión para minimizar esta problemática ya que seria incomodo y discriminatorio preguntarle a cada abuelo cuál es su frecuencia urinaria para resolver si sube o no al micro?.

Así como suben con sus diabetes, hipertensión, problemas articulares y quien sabe cuantas cosas mas, suben al micro con sus vejigas hechas unas desaforadas con la única intención de romper los quinotos de cualquier mortal.

Pensé entonces en algunas alternativas que podrían ayudar a sobrellevar esta situación tan molesta y evitar que nuestra paciencia se agote y empecemos a arrojar abuelitos por las ventanillas del micro.

1-      Cuando la situación se torna insostenible, el baño del micro esta hasta las manos y no hay un parador cercano, se podría organizar un jueguito grupal donde a la cuenta de uno, dos y tres, los pasajeros deberán llenar bolsitas de plástico con su orina. El que consigue llenarla mas rápido y haciendo espumita se gana de premio el primer lugar en el primer baño del próximo parador rutero.

2-      Otra podría ser repartirles a los pasajeros pelelas con el logo publicitario de la agencia y una vez que estén llenos, introducir el tan preciado liquido en las termeras y explicarles los beneficios terapéuticos de la “orino terapia”. Recomiendo que se beba tibia para que no estimule a esas vejigas malditas ya que las bebidas heladas son contraindicadas por motivos obvios.

3-      Un juego interesante es emborracharlos a todos y usar las mismas pelelas como si fueran aros de básquet: EL OBJETIVO DEL JUEGO ES EMBOCAR EN LA PELELA LA MAYOR CANTIDAD DE ORINA. Aquellos que no tengan ganas de jugar deberán limpiar todo lo que quedo en el piso así,  apelando a la formula de estimulo-respuesta se harán un nudo o se pondrán un tapón con tal de no tener que limpiar el piso nuevamente.

4-      Otra opción para evitar esas molestas vejigas noctámbulas es sustituir cualquier bebida por una porción de leche en polvo (sin diluir), maicena mezclada con bicarbonato o harina integral mezclada con azúcar negra para posibles pasajeros con dietas naturistas.

5-      Como recurso extremo aconsejaría llevar unos catéteres que el pasajero deberá introducirse: Dichos catéteres estarán conectados a una bolsa tipo colostomía donde ira el desecho, el guía simplemente deberá proveer de nuevas bolsas cada vez que estas se llenen y a otra cosa.

Espero que les sean útiles estas ideas y que tengan el mejor viaje que sea posible.

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s