Buscando al coordinador modelo. cuento en capítulos

A pedido de los fans jejeje, publicamos nuevamente esta historia en capítulos. que la disfruten.

Buscando al coordinador modelo
Escrita por: Guillermo Gatti

Capítulo Uno

En el lejano pueblo de Gumersindo Polidoro, geográficamente localizado en algún lugar de esta interminable e imprevisible Argentina, un grupo de operadores turísticos se reunieron con el objetivo de seleccionar algunas personas para desempeñar la función de coordinadores de turismo. Para el que no sabe de cuestiones técnicas en este rubro, un coordinador turístico es aquel individuo, hombre o mujer, que acompaña durante un cierto periodo a un grupo de turistas hombres, mujeres, y/o ambos, dispuesto a vacacionar grupalmente en diferentes destinos nacionales e internacionales.

Por lo tanto el coordinador debe desempeñar diversas funciones para que se cumpla al pie de la letra todo lo que fue proyectado para que los turistas adquieran y usufructúen todo aquello que contrataron.

Por ahora quédense con esta primera aproximación.

Como decía, estos señores pretendían buscar un lugar de nuestro país, seleccionar candidatos, capacitarlos y contratarlos por un año para desempeñar dicha función.

Así fue como decidieron esta localidad tan particular de nuestra geografía.

Fue escogida la modalidad de Casting para la selección de candidatos, algo así como una audición teatral para protagonista de alguna comedia musical donde el actor debe demostrar en treinta segundos todos sus talentos, esperar una devolución pedorra y humillante acerca de su desempeño y escuchar la frase celebre: “en diez días lo llamaremos…”

Claro, que en esta oportunidad se le sumaría una entrevista para analizar otros aspectos del individuo de manera mas personalizada.

No caben dudas que esta gente del turismo cada día sorprende más con estas curiosas ideas.

Un casting en el medio de la nada ¡!!

Yo, que acompañe a la comitiva, en mi rol de documentador de todo lo que pudiera ocurrir, le pregunte a uno de los responsables, porque aquí?, en el medio de la nada, en una realidad tan patética?, habiendo tantos lugares mas adelantados y con grandes recursos?

Mirándome fijamente a los ojos me dijo: – mi querido amigo, en esta nueva etapa de la sociedad mundial. En esta aldea global donde el conocimiento se cotiza en la bolsa y el espíritu solidario renace para atenuar las diferencias sociales y contribuir a unir en la diversidad acercando las posibilidades de trabajo a regiones donde el trabajo es una palabra olvidada decidimos ser nosotros los pioneros de este emprendimiento que marcara un hito en la historia del desenvolvimiento laboral argentino.

Cuando conseguí que el individuo me sacara sus manos de mi cuello que me apretaba como político en busca desesperada de un voto, le dije:- pero porque no lo eligió cualquiera de la calle en Buenos Aires como lo hacen siempre y le evitaban a estos pobres pibes el peor karma de su vida?

Mi amigo, me dijo irónicamente:- es hora de apostar al futuro del turismo con gente que apuesta al futuro de sus vidas… (Toma mate!!!Esto es mas bizarro de lo que pensaba) así que deje todo como estaba y decidí observar el proceso de selección.

Gumersindo Polidoro es un pueblo de 120 habitantes con una de las tasas de vejez mas altas del país (solo 13 individuos tienen entre 15 y 22 años).

De 15 hay 5 de 16 años 2 de 18 años, 3 y mayores el resto, o sea 3, quienes serian los seleccionados para el casting?

 (Mentes brillantes las de estos operadores turísticos, una patriada diría un amigo mió).

El pueblo tiene su municipalidad acéfala, la iglesia esta cerrada hasta nuevo aviso porque el cura mas cercano reside a 700 kms y dijo que “ni en pedo se iba hasta allá para darles misa a esos cuatro gatos locos (palabras del cura). El hospital había desaparecido en el ultimo terremoto y en el mismo lugar del desastre se erguía una gasa quirúrgica atada en un viejo bisturí oxidado como símbolo recordatorio del viejo hospital extinguido.

Lo único que quedaba intacto era una despensa de ramos generales y un bar-botica, donde se decidió formalizar el acto de selección de los futuros coordinadores de turismo.

Uno de los operadores turísticos recomendó avisar a los postulantes a través de una carta enviada a su domicilio, para denotar seriedad e importancia a tal acontecimiento. Los cinco operadores restantes asintieron afirmativamente, no vaya a ser que se los confundieran con esos operadores pocos serios, improvisados y poco o casi nada profesionales.

Después de algunas horas dando vuelta alrededor de la plaza, percibieron que no había correo. Le preguntaron a un viejo pueblerino que estaba sentado en el zaguán porque no había correo?: – Para que correo? Contesto el viejo, acá nadie sabe escribir porque la escuela rural mas cercana queda a dos días de viaje y los pocos alumnos que iban de acá fueron expulsados por reiteradas llegadas tarde.

Los seis operadores turísticos se miraron entre ellos y a juzgar por la actitud de sus miradas, rápidamente entendí cuales eran sus más profundas y escondidas intenciones.

-Muy bien, dijo el dueño de tan brillante idea. Si Mahoma no va a la montaña, la montaña ira a Mahoma (o algo así…)

Fue de esta manera que decidieron ir a la casas de los tres convocados para el casting para avisarles del evento.

Yo, me había adelantado y conocido a los tres seleccionados. Claro, no era muy difícil descubrirlos.

Nos encontramos en la vieja estación de tren, en una especie de glorieta que nos brindaba un poquito de sombra en ese día de 44 grados.

Así fue como conocí a Saturnino Robles, apuesto joven que tenia los ojos como un Husky Siberiano, de dos colores, Estanislao Correa, alto, robusto pero con un problema de cadera de nacimiento que le provocaba una cojera importante y por ultimo Extraviado Polidoro, un pelirrojo pecoso, que según dicen en el pueblo, le pusieron ese nombre porque lo encontraron en un baldío y como no tenia padres le pusieron el apellido del fundador del pueblo y el nombre haciendo alusión a su trágico abandono.

Los tres tenían algunas características comunes, callados, retraídos, desconfiados, saludaban con la mano blandita como no dando mucha importancia, y lo que mas me llamo la atención, se miraban y reían entre ellos como si compartieran un mismo parecer que no podía ser revelado.

Yo pensaba a quien se le podía ocurrir venir hasta aquí y llevar a estos muchachos a la gran ciudad para trabajar de coordinadores turísticos? Cuanto mas fácil seria elegirlos en la ciudad donde hay mas variedad, la diversidad es mas competitiva y se puede seleccionar con mas objetividad?

Si bien hay especimenes por todas partes, por lo menos se evitarían un shock transcultural.

Quería convencerme a mi mismo que debía haber una buena intención atrás de todo esto. Que en el fondo, muy en el fondo, esto le daría un plus a favor de una asistencia al viajero calificada, pero….que plus??? aportaría un individuo que sube al micro con una renguera pronunciada que te restriega la cadera en la cara, encima analfabeto, retraído, tioco, con cara de pocos amigos y con los ojos como lechuza deslumbrado por tanta cosa nueva y diferente?

Que no me jodan!!!!!! Como si algunos operadores turísticos se importaran con la escolaridad de alguien, su grado de cultura e información y esas cosas que hacen al buen desenvolvimiento de la profesión…. Que profesión? La de guía o coordinador? Jajajaaja es más bizarro pretender que esos operadores te reconozcan profesionalmente que subir a esos tres jovencitos de Gumersindo Polidoro al micro y mandarlos a hacer el Chile largo.

Pero bueno, la realidad era que frente mío estaban los candidatos que en pocas horas serian entrevistados por estos agencieros visionarios y patriotas que se mandaron tierra adentro a la búsqueda del nuevo coordinador de turismo, la nueva imagen, la nueva promesa…

Uno de ellos comenzó a cebar mate en silencio. Parecía que la propuesta era chupar y no hablar, pero yo precisaba saber de ellos.

Capítulo 2

Los mates parecían evitar las palabras, el pelirrojo mandaba uno atrás del otro como escupida de músico que no me daba tiempo a meter una sola palabra hasta que le puse fin y comencé con la clásica y universal pregunta abre-conversaciones: Que calor no?…

Y si, dijo el de los ojos de Husky, acá es así siempre…

-mira vos le dije mientras me quemaba generosamente la lengua con ese mate amargo.

-y no hay invierno?

– El renguito con voz finita…y como con vergüenza respondio:- parece que el invierno aquí se fue con el resto de las cosas….

-Debe ser el impacto del calentamiento global, agregue…

-que Boludo!!!! De que estoy hablando???

– Bueno, agregue, parece que van a ser entrevistados para un nuevo trabajo?

-Así parece, dijo el que cebaba mate mirando al de ojo de husky riéndose tímidamente.

-Se comenta eso en el pueblo, vinieron unos hombres. Acá es raro que venga gente, dijo el perdido que encontraron y le adjudicaron como padre al fundador del pueblo.

Yo veía que la charla se hacia difícil por el ritmo de la conversación, lenta venia la cosa y si seguíamos así se iban a pasar los días, se iba a acabar el agua del mate y la cosa se iba a poner monótona, así que me levante los salude y me raje al pueblo a ver como seguían los preparativos.

Los muchachos se quedaron en la ronda de mate, en esa lentitud, en esa realidad en esa glorieta.

Llegando al pueblo unos de los operadores turísticos que transpiraba mas que puto con gripe, me llamo y me pidió que fuera al bar para hacer los preparativos.

-Que preparativos le dije?

-Como que preparativos, organizar las mesas, contratar un servicio de lunch, ver la iluminación, esos detalles…Al fin de cuentas sera un gran acontecimiento para todo el pueblo!

Mientras este delirante me decía esas boludeses, yo pensaba que si el turismo estuviera comandado por media docena de tipos así estaríamos todos en el horno. 

Después de una respiración honda y tras sentir un fuerte retortijón en el estomago, se me vino a la mente la situación actual del turismo y me cayo la ficha… sin dudas estábamos comandados por mas de media docena de delirantes como estos.

Dios mío, cuantas emociones juntas. Esto que parecía más felinezco que la Dolce Vita, me estaba quemando hasta la última neurona.

Finalmente cuando supere el mal momento, le dije que si como los locos y me raje al bar a ver que se podía hacer.

Entrando en el bar se podía apreciar tres mesas un mostrador de madera pesada, alto, oscuro y detrás una repisa enorme de madera y vidrio con una botella de caña quemada Legui, otra de Ginebra Bols, un licor de anís 7 hermanos y una estampita de San Expedito en blanco y negro.

Al lado del mostrador una puerta cubierta por una cortina de plástico con la propaganda de Canada Dry que se vendía en el año del pedo y que ya había desaparecido de la faz de la tierra, menos ahí…

Como no veía a nadie, me acerque a la puerta y entre en silencio para ver si aparecía alguien.

En la cocina una mujer lavaba los platos mientras el marido (creo yo que era…) le hacia el amor de parado a la doña con la misma cadencia que los del pueblo vivían su día a día. Ni la ropa se sacaron, apenas una levantada de pollera y una abertura de bragueta…para no perder y continuar con los quehaceres domésticos mientras el hombre de la casa fumaba su chala y se rascaba el trasero como parte de ese ritual erótico y domestico.

Debo confesar que para mi fue fuerte esa puesta en escena, así que de la misma manera que entre salí sin hacer ruido y me senté en una mesa a la espera que el hombre me atendiera después de su momento de amor y lujuria.

Mientras esperaba, muerto de calor, veo que entra unos de los operadores turísticos, hecho sopa por el fuerte calor de un pueblo sin sombra.

Lo invite a sentarse y de paso hacerle algunas preguntas que me daban vuelta en la cabeza desde que se inicio este loco emprendimiento de elegir a los nuevos coordinadores de turismo.

Este individuo, bajo, medio pelado de ojos color miel que según informaciones, había trabajado muchos años como chofer de micros de larga distancia y que en uno de los viajes conoció a la esposa de un agenciero de Buenos Aires con la que intimo en los primeros 200 km y se juraron amor eterno. Conclusión: la señora mando a la mierda a su marido agenciero, le pago a su mejor amiga por un legajo trucho de turismo, se junto con el chofer y pusieron una agencia de turismo en la zona oeste.

Pedro, así se llama, se sentó impaciente mientras jugaba con su celular, que por supuesto, no servia para otra cosa ya que en el pueblo no existía la mínima posibilidad de señal, para que?…

-Pedro decime: que se busca con todo esto?, o ustedes piraron todos o yo me perdí un capítulo?

Pedro, con actitud de hombre de empresa, de mucha ruta a cuesta, me dijo:

-Pibe, el turismo argentino precisa de una lavada de cara, precisa de una carga de modernidad que le permita competir en el mundo, necesita resurgir con un nuevo impulso generador de alternativas creativas, coyunturales, de peso (especifico?) , entendes?

-Pedro, me encantaría entenderte, pero con todas las cosas que están pasando en el turismo argentino, hay que perder tiempo eligiendo el nuevo modelo de coordinador turístico, cuando los que ya existen pasan por cien millones de problemas y nadie les da bola?

Mirándome fijamente, con la mente funcionando a mil me respondió:

-Pibe precisamos de un coordinador que sea acorde a la realidad turística actual, ustedes, coordinadores y guías viejos, son muy problemáticos, entendes? Ustedes quieren todo muy por derecha, que los blanqueen, que les den un seguro de vida cuando viajan, que les reservemos una butaca para dormir a la noche, quieren ganar mucho.

Mucha ambición pibe entendes?.- el turismo actual, es mas impersonal, mas vertiginoso y basado en un viejo lema que dice “que lo mío es mío y que lo tuyo es mío”, no se puede perder tiempo con boludeses, hay que subirse al micro y laburar, facturar y traer la mosca y salir de nuevo, menos problemasy mas producción. Optimización !

Por eso estamos buscando la figura del nuevo coordinador y por eso venimos a lugares como este, entedes pibe?

El nuevo coordinador debe ser, sumiso, calladito, timidon, resistente a las inclemencias del tiempo y el cansancio. Debe ser humilde con poca ambición. Que pregunte poco, carilindo para vender ilusiones pero que no se suba a una nube y que se crea un Divo.

-Pero Pedro y de turismo, tiene que saber algo?

-De que? De turismo, estas loco vos, de turismo no tiene que saber nada, que queres que se avive y sea como ustedes, que cuestionan todo, que piden explicaciones. No de turismo nada….para que? Para hacer lo que hacen ustedes no hace falta saber mucho.

Cuando dijo eso ya se me subió el huevo derecho a la garganta y el izquierdo quedo en compás de espera, el rojo furor se apropio de cada milímetro de mi piel anunciando que la bronca estaba en su máximo esplendor.

Pedro, le dije levantando un poco la voz, -vos sos un hijo de puta, te cagas en la profesión, te cagas en lo que uno hace por el pasajero, en la calidad de trabajo.

-No no no no, no te confundas hermanito, me dijo moviendo el dedito impacientemente.

-El turismo actual no tiene tiempo para discusiones éticas ni nada que se parezca. Los nuevos coordinadores turísticos cumplirán su función eficientemente por chauchas y palitos, así bajando los costos operacionales, nos quedara un poco mas en las agencias para cumplir con nuestros proyectos familiares y personales postergados por la actual situación del turismo donde trabajamos mucho y ganamos poco.

A esta altura del campeonato sentí tanto asco que me levante como un rayo, raje para la cocina, le dije al fulano que la seguía poniendo , que sacara ese coso de esa cosa y me sirviera urgente una caña quemada Legui o le ponía una bomba al pueblo para que volara todo por los aires..

El hombre se dio vuelta, lentamente, sin perder el ritmo y me dijo que me sirviera yo mismo que el bar era auto-service.

Volví corriendo al mostrador, agarre la Legui y me fui en busca de un lugar donde pudiera esconderme de toda esa locura.

Me fui por una cortada que daba a un riacho medio turbio y me recosté en unos pastizales cerca de la orilla donde bebí toda la caña y me entregue al sueño.

Capítulo 3

Me despertó el dolor de cabeza y la reseca, el calor, los mosquitos y la respiración de alguien muy cerca mío.

Me di vuelta y ahí estaba él.

A este hombre lo había visto caminar alrededor de la plaza del pueblo casi incansablemente. Cada vez que pasaba por ahí estaba dando vueltas como si la plaza fuera su calesita y en un capricho de su imaginario, el retrocedería en el tiempo y se vería aquel pibe o que se yo, por ahí es un delirio mío.

Me senté y lo mire a los ojos, el viejo sonreía, me señalaba el riacho y con el dedo indicaba el cielo y un atardecer de película donde los protagonistas eran los tábanos, mosquitos y todo tipo de insectos voladores que uno pudiera imaginar.

El viejo de la calesita imaginaria se sentó a mi lado y yo me sentí bien.

– Sabe una cosa? Esta todo mal, estos seis locos que se empeñaron en descubrir el nuevo coordinador de turismo en este pueblo perdido en la nada. El bar del fulano que hace el amor con su mujer mientras ella lava los platos, el cura que no viene ni en pedo a traerles la palabra de Dios, el intendente que se evaporo con los últimos cincuenta mangos que quedaban en la caja chica, la escuela en un fin del mundo mas lejos que este fin del mundo. Como si fuera poco, Saturnino Robles, Estanislao Correa y el perdid que encontraron en el baldío y  le pusieron Extraviado Polidoro.

Te parece viejo? Ponerle el nombre de Extraviado Polidoro?. Esto esta todo mal… El flaco se cree que es hijo del fundador del pueblo, que debería ser un motivo de orgullo, pero cuando ve este pueblo bizarro, incompleto, olvidado, con unos mosquitos del tamaño de un Pucara, se debe querer matar. Como si Sarmiento hubiera sido reconocido históricamente por la higuera de su casa o por el punto cruz que tejía su madre Doña Paula.

-Y para embarrarla mas, llegamos nosotros, bueno, esos seis energúmenos y yo a seleccionar el nuevo coordinador de turismo.

-No te parece extraño todo esto?,-vos que pensas?

Me quede callado, esperando que el viejo de la calesita me diera su opinión, después de todo lo que le dije y de lo mal que me sentía, ya que me hizo la gamba y me escucho, lo menos que podía hacer es darme su opinión.

Vos lo escuchaste?, yo tampoco, el viejo se quedo quieto, sentadito a mi lado, mirando el horizonte, sin el menor indicio que hubiera escuchado una sola palabra de lo que le dije.

Sordo, lo que me faltaba, ni una oreja para escucharme en este pueblo de mierda. Yo y mi circunstancia…

Se hacían las siete de la tarde. Salí rajando al pueblo en busca de los tres pibes postulantes a coordinador del año para disuadirlos de esa locura. Decirles que esos seis están de la cabeza y como ya no tienen a quien cagar, juntaron algunos mangos del último grupo que mandaron a Termas de Río Hondo y se vinieron a romper los quinotos aquí. Y no te asombres si en breve hacen de este pueblo surrealista un nuevo circuito turístico.

Que quieren que les diga, yo ya no me espanto de nada. Si entro a un baño y el inodoro me saluda yo lo saludo sin chistar y sigo con lo mío.

Tenia que llegar antes que estos energúmenos dieran inicio a esa boludez del coordinador del año.

Yo tenia que secuestrar a esos tres muchachos antes que se tornen los próximos UR del turismo.

Por si no lo sabían, UR significa, en la jerga turística, Ultimo Recurso

Llegando al pueblo percibí que ya era tarde, se veían las luces del bar, unas personas aglomeradas en la vereda, cinco para ser más exacto y la tonada porteña dando inicio al curro más desfachatado de la historia del turismo.

La operación estaba en marcha, un camino sin retorno la desilusión y la desesperanza.

Capítulo 4

No hice mas que llegar a la puerta del bar cuando una mano que ni Dios sabe de donde salio, me agarro de mis rulos platinados y me metió para adentro en un abrir y cerrar de ojos.

Era el mas robustos de los seis agenciaros, que estaba al borde de un ataque de nervios al mejor estilo Almodóvar, que sin dejarme respirar me cago a pedos, igual que al guía de turismo que llega de un viaje con el 60% de las encuestas de satisfacción del cliente en situación deplorable.

Me dijo que era un irresponsable porque no había organizado nada en el bar, ni servicio de lunch ni mesas, ni luz y sonido ni nada de nada, que era una vergüenza que semejante evento sea mal tratado de esa forma…(evento? Hay que ser cara dura!!!) y que le debía una explicación urgente porque sino “me Bajaba”.

Cuando me soltó el último rulo dorado y después de haber escuchado la última frase que es muy común en los agencieros cuando algo no le gusta del coordinador o el guía, lo bajan de un viaje, lo mire fijamente a los ojos y le dije:

-De donde me vas a bajar vos? Que te crees que estamos arriba del micro?,que podes hacer conmigo lo que queres como haces con tus empleados, estas equivocado y yo te voy a explicar una cosita Godzila.

Que servicio de lunch?, donde vivis vos?, te diste cuenta donde estamos? Percibiste que hace siete horas que el dueño del boliche y la esposa no paran de culear en la cocina?, que tenemos tres mesas de la época precolombina y dos lamparitas de 45?, que estamos en el medio de la nada y vos volando en una nube de pedos pensando que estas en la gala del Martin Fierro?

Estas en la misma nube de pedos como cuando estas en tu escritorio inventando la novena maravilla del mundo que ni vos conoces y ya la pones en el tarifario para que el pobre pasajero que esta mas perdido que turco en la neblina te de bola a vos y te compre un paquete turístico a un destino incierto que ni Dios sabe donde queda.

Arréglate con lo que hay y no me rompas las bolas porque no te cago a palos ni te mato en este pueblo perdido porque tengo miedo que algún rulo mío haya quedado entre tus dedos y después se descubra por el ADN que yo fui el asesino de un agente de turismo sin diploma .

Al grandote se le bajaron los humos como cuando se pincha el pulmón de un doble piso, se dio media vuelta y se reunió con sus cinco colegas en un rincón del salón mientras los tres muchachos aspirantes al nuevo coordinador argentino se encontraban de pie frente a los siete invitados esperando que empiece el jolgorio.

Yo me senté en una silla al lado de la ventana a esperar el gran momento, por suerte los mosquitos se quedaron afuera.

De la cocina salio la mujer con una cara de bien amada que se reía por nada como esas adolescentes que están en la edad del pavo.

El marido corría por el salón como un pendejo de quince años, preguntando a los invitados que iban a beber.

Los que estaban en la puerta seguían ahí con un papel en la mano, con la intencion que a la salida alguien les firmara un autógrafo. Delirios de una noche de verano, imagínate, los pibes postulantes no saben leer ni escribir, y los agencieros antes de firmarte algo se cortan la mano, ya lo saben por experiencias y las mil cartas documentos que le llegan a diario.

Pero en fin, yo en la mesa, miraba fijamente a los seis del Apocalipsis y recordaba como había comenzado cada uno de ellos en el mundo del turismo.

De Pedro, el bajito que se caso con la esposa del agenciero ya les conté.

Tiburcio, el robusto grandote, lo llaman así porque tiene doble fila de dientes en su dentadura como los tiburones. Este es un personaje. Estaba estudiando turismo en la facultad de Morón, había venido de Río Cuarto y paraba en una pensión. Nunca tenía un mango y se las tenía que rebuscar de taxi boy para tener un peso en el bolsillo.

La cuestión que se hizo amigo de un profe de la Facu que le tiraba unos patacones a cambio de unos favores sexuales, el profesor dictaba la materia de buenos modales y estilo protocolar así que imagínense el perfil. Fue pasando el tiempo, Tiburcio dejo la facultad y mantiene hasta hoy su relación con el profesor quien le banco la agencia que tiene actualmente.

De cualquier manera se caso y tiene dos hijos, pero las malas lenguas dicen que los sábados se lo ve con el profe en un boliche gay de la zona de Recoleta.

Después esta Federico Insua Garmendia, de Insua Garmendia Asociados Travel, una agencia muy pituca del micro centro.

Federico viene de una familia rica, su padre abogado y su mamá ginecóloga muy reconocida porque en la década del 80 había descubierto una nueva enfermedad venérea en las tribus indígenas del Chaco. Después vino el bochorno y se descubrió que ella era portadora de dicha enfermedad lo cual los medios infirieron que la Doctora había tenido un amasijo con el cacique.

Cuando Federico cumplió veintiún años, su familia le regalo la agencia de viajes con la condición que terminase la facultad de turismo.

Que ingenuidad la de esos padres!!! Federico nunca termino, compro el legajo y se caso con una azafata de una línea de micros que hace el norte. Una Salteña preciosa de ojos rasgados y cabello renegrido y brilloso, caderona como buena norteña. El único defecto, que era adicta al vino patero.

La encontré después de unos años y no la reconocí, rubia con extensiones hasta la cintura, nariz respingada, una cadera esculpida al mejor estilo Pitanguy y vestidita de Armani de la cabeza a los pies.

Lo que puede hacer una agencia en la vida de una persona!!!

El que es un maestro es Jerónimo Chocha, un apellido de mierda pero bueno, eso no se elige. Lo llamamos Jero. Tiene una agencia a medias con el tío que ese si es licenciado pero tiene una parálisis cerebral así que no pincha ni corta y el Jero se hiso cargo de todo.

Este se lleno los bolsillos vendiendo la procesión a la Virgen de Lujan. Les vendía a los turistas la procesión con derecho a un desayuno en la ruta y una vela blanca que venia incluida.

El guacho se evitaba contratar el micro porque a una procesión se va caminando y se llenaba de plata a costa de esta gente que la fe y la devoción no les permitía ver que las estaban robando.

Llego hasta vestirse de cura para darle mas seriedad a su emprendimiento y lo publicaba en el diario como turismo religioso.

Ahora, el más pinton de todos es Ignacio. Nunca vi un tipo tan obsesivo con la ropa y con su cuerpo.

Muchos choferes son así, doblan todo, la valija ordenada, la colonia 555 siempre a mano, el cabello impecable. Estos tipos manejan con la ventanilla abierta y no se les mueve un pelo. Los zapatos ni hablar, brillan como el oro, siempre afeitados, ahora si, el carácter, un desastre. Claro yo los entiendo, viven una vida sentados manejando, su vida es mas una ilusión de lo que harán cuando se jubilen que lo que pueden vivir en el día a día. Por eso tienen un amor en cada ciudad, una puta en cada banquina y por lo menos quince hijos desparramados por el país.

Ignacio había sido chofer como Pedro, por eso ese estilo de cuidados intensivos hacia su persona. Un día recibió la noticia que había heredado una agencia de turismo de su tía abuela ,que había muerto iterándose de un parapente para demostrarles a los turistas que no era peligroso y así poder vendérselo a ellos. La vieja se vino abajo como las torres gemelas y los turistas se cagaron de risa al verla desparramada en el suelo agarrada de su dentadura postiza.

Así que Ignacio largo el ómnibus y se metió en la agencia, que la cuida como si fuera un micro, llena de lucecitas azules, medallitas de todos los lugares que visito, corbatines, virgencitas de todo tipo, los colores de las paredes son de tonalidades bien llamativas con distintos refranes fileteados por un maestro del pincel de la zona de San Telmo .En el salón principal tiene dos termeras con café y atrás se puso una cucheta para dormir la siesta.

El se dedica al micro turismo por Buenos Aires. Cuando se animo a sacar un viaje a Cataratas tuvo problemas en migraciones porque no le dijo a los pasajeros que tenían que llevar documentos, el boludo se pensaba que iba al Tigre y lo dejaron pegado.

Y por último Roberto Mirasoro, treinta y tres años ex coordinador de turismo. Se dedico mucho tiempo al turismo estudiantil, Córdoba y Bariloche, como todos los coordinadores estudiantiles, fachon, divertido, simpático, siempre vestido con las marcas que a los pendejos les gusta y por supuesto con las hormonas a full por convivir con tantas colas jóvenes de esas muchachitas egresadas. Eso lo mato al pobre Roberto cuando en pleno Julio y con mas de 18 grados bajo cero se enrosco con una estudiante egresada del Colegio Santa Cecilia de Ciudad de Cordoba a las orillas del Nahuel Huapi y explotaron los planetas.

Se armo una podrida que salio en los diarios, hubo rumores de violación mezclado con principio de hipotermia lo que daba a sospechar un intento fallido de asesinato y esas cosas. Vieron como somos los Argentinos a la hora de sacar deducciones?. La cuestión que en las escuelas no lo querían ver ni dibujado así que la agencia lo hecho.

La estudiante nunca hizo declaraciones pero sabemos que fue la que mejor la paso, porque según se rumoreaba en el ambiente, Roberto era de armas llevar y un amante latino como pocos.

En el mundo del turismo este tipo de cosas es común. Las pasajeras se enamoran de los choferes, las chicas de los chicos, las viejitas de los viejitos y de algunos jovencitos también, las mujeres de los coordinadores, los hombres de las coordinadoras, también hombres con hombres y mujeres con mujeres, porque salir de vacaciones te deja más cachondo y aparte no te conoce nadie.

Pero la cuestión es que Roberto se retiro del mundo de la coordinación y trabajo en una verdulería del abasto hasta que un día conoció a Isabel, se enamoro, se caso y de regalo el padre de ella, que tenia una agencia de autos importados, les regalo la agencia de viajes.

Isabel era una mujer muy bonita cosa que no era así en su adolescencia.

De jovencita era más calentona que linda, mucha nariz, caderona, los pelos medios motita, usaba aparatos en los dientes y gritaba como toda adolescente.

Nada que ver ahora donde el cirujano plástico hizo maravillas y la transformo en una mujer bellísima pero no menos calentona.

Ahora lo loco de esta historia es que justamente Isabel había resultado ser aquella adolescente feita que Roberto la lleno de amor en el Lago Nahuel Huapi esa noche de tanto frió.

Lo que es el destino no?, o será otra cosa?

Capítulo 5

Finalmente se armo el circo, los seis caballeros del Apocalipsis.

Se aproximaron al centro del salón, al lado de los postulantes y Federico tomo la palabra, lo que me pareció acertado, ya que Pedro tiene la costumbre de comerse  algunas letrasy cuando se pone muy nervioso en publico se mete el dedo en la nariz, sin darse cuenta y escarba como quien quiere hacer un túnel y salir corriendo.

Tiburcio, por el problema de la doble fila de dientes, cuando habla escupe para todos lados y si el discurso es largo empieza a babear como un San Bernardo. Roberto, el ex coordinador, nunca fue bueno para hablar en público ya que cuando era coordinador de estudiantes, se la pasaba saltando, gritando para que le den bola, y levantando de la calle el tendal de borrachos después del boliche.

El Chocha no puede hablar sin evocar a su Tío y cuando lo hace se emociona tanto que se estimula su colon irritante y si no tiene un baño cerca, directamente se caga encima.

Los tres postulantes a coordinadores turísticos estaban dibujados, sonriendo y seguramente preguntándose que seria todo esto ya que por problemas de tiempo y de organización nadie les hablo y les explico sobre el evento ni el trabajo ni nada.

Eso no me extraña porque últimamente la cosa funciona así. Muchos agencieros sacan a los coordinadores de los lugares mas insólitos, en su mayoría personas que no tienen ni idea de que se trata y lo que es peor, contratan a ex pasajeros que les pareció que el trabajo era un boludez y se largan pensado que se las saben todas. Patético!!!

Ahora estos tres pibes, ahí parados, sin la menor idea de nada, resultaba una situación tragicómica.

Mientras Federico hablaba dando inicio al evento y yo observaba a los “nuevos coordinadores argentinos”, se me acerco la señora del bar, si, esa que le dio a la matraca sin parar y que saltaba en una pata para preguntarme si “este partido político iba ayudar de alguna manera al pueblo… Que partido político le pregunte?

-Este, el de los correligionarios de turismo?

En ese preciso momento supe que esto estaba todo mal. Nadie entendía nada de lo que estaba pasando y esta que, aparentemente, era un poco mas creativa que el resto, se creyó que todo lo que estaba pasando tenia que ver con un partido político.

Esta señora cambio coordinador por correligionario y automáticamente le vino la idea del mangazo a su mente.

Me levante y fui hasta donde estaban los pibes futuros coordinadores o correligionarios, daba igual, a esa altura del campeonato, para confirmar si ellos estaban tan perdidos como la señora .

Me acerqué al pelirrojo y le pregunte si el sabia lo que estaba pasando?

Con una sonrisa de oreja a oreja me dijo que si y que estaba muy feliz por haberse ganado un viaje por toda la argentina.

Que viaje?, le pregunte aterrorizado.

– el que nos van a dar esos señores, indicándome a los seis del Apocalipsis.

-Pibe, no te van a dar ningún viaje, vos vas a tener que viajar laburando como un infeliz y con mucha suerte te van a tirar unos mangos… Entendes?

-Esos señores son dueños de agencias de viaje, que no se porque, enloquecieron en masa y salieron por ahí a hacer estupideces y terminar con la paz de ustedes, que por lo visto, es lo único que tienen en este pueblo…

-No!!, me dice el rengo con cara de extraviado en la quinta avenida.

-El equivocado es usted, nosotros fuimos elegidos para representar a nuestro pueblo por toda la Argentina…

-Ha bueno, esto esta peor que el teléfono descompuesto, cada loco con su tema.

-Se asomo el tercero y con palpitaciones producto de la emoción me dice que estaba muy feliz porque esto lo proyectaría a su carrera de modelo en el exterior.

Que carrera?, que modelo?, pibe vos estas mas loco que tus amigos, acá se esta hablando de laburo, de coordinación turística, ni partido político, ni viaje de regalo, ni carrera de modelo en el exterior.

Mientras yo enloquecía, con la otra oreja que me quedaba libre escuchaba a Federico que le decía a todos que el pueblo renacería a partir de la experiencia de estos tres jóvenes pujantes y emprendedores.

Están todos en pedo ¡!!!!! Grite sin querer queriendo….

Que les estas diciendo a esta gente?, que tiene que ver un trabajo de coordinación turística con que un pueblo renazca? No te das cuenta que uno se cree que va a representar a la Argentina, el otro que va a ser modelo en Europa?

-¡!! No ves que acá nadie entiende nada???, que todos están mas perdidos que Pedro Navaja en una parada gay?

Tiburcio se vino a mi lado, y casi susurrando me dijo al oído: – y bueno, de eso se trata, que nadie entienda nada y papita pa el loro…

Lo mire a los ojos y casi resignado volví a mi mesa cuando de repente entro el viejo sordo que al final no era sordo, porque entro a los gritos pidiendo aro aro aro ¡!! Paren las rotativas

Federico se cayó la boca, los invitados se miraraban entre ellos atónitos, los tres postulantes a vaya saber que se amucharon como esperando lo peor.

Una situación difícil, que daba miedo por la forma que el viejo entro al bar, por su mirada, sus puños cerrados.

Que se traía el viejo abajo del poncho?

Capítulo 6

La situación estaba fea, nadie parpadeaba, uno de los postulantes a coordinador turístico se restregaba las piernas en señal que en cualquier momento se hacia encima. La gente que estaba afuera esperando por los autógrafos, fueron entrando de a poquito, con la mejor cara de boludos, para no perderse nada.

Los caballeros del Apocalipsis duritos como muñequito de torta ponían esa sonrisa que ponen los que quieren demostrar que ellos no tienen nada que ver, y yo sentado en mi silla cerca de la ventana con los ojos como huevo frito por el doble asombro, enterarme que este viejo desgraciado no era sordo y su actitud de malevo entrando e interrumpiendo este evento felinezco que prometía mucho.

El viejo, se fue aproximando al centro del salón lentamente.

Mientras se aproximaba los tres postulantes se desplazaban para la izquierda juntitos como bailarines clásicos y los caballeros del Apocalipsis hacia la derecha.

El que estaba complicado era Federico que estaba con el micrófono en la mano y, sinceramente, no sabia que hacer con el.

La que desapareció del salón fue la esposa del dueño del bar, como si se la hubiera tragado la tierra.

Me pareció verla cruzar la calle y perderse por la callecita que da al riacho.

El viejo se fue acercando al centro del salón con la mirada perdida pero sabiendo lo que hacia.

Yo, que tengo una imaginación fértil, me imagine un duelo al mejor estilo “lejano Oeste”, donde se resolverían las diferencias con un tiro en vez de una carta documento.

Pero quien seria la victima?, algunos de los postulantes a coordinadores? Alguno de los caballeros del Apocalipsis?, el dueño del bar?, algún convidado o yo?

Yo, no creo, al fin de cuentas le conté mi vida en el riacho cuando estaba de resaca. Seguro que me fui de boca y le conté demasiado y ahora quiere cagar a tiros a los caballeros del Apocalipsis al enterarse que eran unos truchos que se querían llevar a los chicos engañados para trabajar como esclavos a cambio de un siete por ciento miserable y un desayuno continental en algún hotel del Brasil.

Pero quien moriría? Quien de los caballeros del Apocalipsis perdería la vida en este duelo?. O seria un asesinato en masa, al mejor estilo Stalone?

Si por lo menos el viejo hiciera un combo y los matara a los seis, nos haría un gran favor porque de esos seis no sacamos uno bueno. Y a estos es mejor perderlos que encontrarlos.

Mientras mi imaginación trascendía los límites, el viejo se ubico en el centro del salón y se apodero del  micrófono que el discursante había dejado tímidamente en el suelo.

El silencio en ese momento se hizo sentir más que nunca.

Con sus dedos artríticos golpeo firmemente en el micrófono para ver si funcionaba, se lo acerco a la boca y mirando a los caballeros del Apocalipsis les dijo:

– Aleluya hermanos!!!

– Aleluya hijos del Señor que llegaron a nuestro pueblo a traernos la prosperidad.

-Aleluya a todos los presentes que intuyeron la señal y se juntaron al rebaño.

El silencio continuo  pesado.

Las mandíbulas cayeron en señal de asombro incluyendo la mía.

Los caballeros del Apocalipsis se miraban entre ellos con una cierta tranquilidad en el rostro al saber que ellos no se habían mandado ninguna macana con este señor.

Los postulantes a coordinadores, seguían sonriendo como el primer día que los conocí, de que?, y bueno, solo Dios sabe.

El dueño del bar, corría de un lado a otro  buscando a la mujer que yo había visto irse por el camino del riacho. Para mí que la buscaba para seguir dándole a la bomba que, seguramente seria mas interesante que todo lo que estaba pasando en el salón.

Lo llame y le pregunte si estaba buscando a su esposa?

-Que esposa? Me dijo. – yo no tengo esposa.

Me quede sorprendido, porque la sorpresa al igual que la esperanza no se pierde nunca.

-Ah disculpe, le decía porque la vi caminar para el riacho.

– buenísimo. Respondió  con alivio.

-Porque si lo ve al marido en este estado es capaz de cagarlo a trompadas en medio de toda la gente.

-Que marido? Le pregunte tímidamente.

– El que hace de pastor. A veces le agarra pero como nunca hay en el pueblo más de tres personas juntas no puede hablar en público, ahora vio a todos aquí y bueno… no lo para nadie.

A mí, el pueblo y la situación ya me habían superado.

A ver si entendí bien: la mujer trabajaba en el bar y tenia de amante al dueño y el viejo con vocación de pastor era el cornudo del pueblo que en vez de cuidar a su jermu, no tenía mejor idea que interrumpir el evento con su sermón.

Mientras el viejo seguía entre sus “aleluya” me levante y fui a hablar con los agencieros que los veía muy juntitos bla bla bla.

Tiburcio, más eufórico que nunca y escupiendo a diestra y siniestra porque las palabras le salían más rápido que los pensamientos, me agarro y dirigiendo toda su saliva hacia mi rostro me dijo:

-A este tipo lo mando Dios, fíjate el poder de convocatoria que tiene, lo tenemos que llevar a la capital y ponerlo a vender paquetes turísticos en medio de la calle florida, con una túnica blanca y unos laureles en la cabeza. La gente se fascina con el cuando habla, no podemos perderlo, es un vendedor nato y cuando no esta vendiendo en la calle, lo sentamos en un escritorio para que ataje todos los torpedos de los pasajeros que vienen a quejarse. Sabes la cantidad de cartas documentos que nos vamos ahorrar?

Y para rematarla, lo mandamos a Gualeguaychu para que haga el Vía Crucis y cobramos cache.

Redondito el negocio…

Como vi que por ese sector la locura estaba en su máximo esplendor, me corrí hasta donde estaban los postulantes a coordinadores.

También estaban cuchicheando entre ellos y quería saber que chusmeaban tanto.

Los muchachos estaban discutiendo si no era mejor ponerse nombres artísticos y sacarse unas fotos publicitarias para poner en las carreras de chancho que se hacían una vez por mes en el pueblo o repartirlas en la ruta a los viajeros.

Yo pensaba que no era la primera vez que a un coordinador se le subían los humos a la cabeza y había que bajarlo de un piedrazo para que vuelva a la realidad.

Recuerdo que en la localidad de “Jacinto Pedraza”, habia salido una camada de coordinadores con aire de estrellas de cine americano.

No se para que todas esas ínfulas si los terminaron cagando igual que al resto.

Me fui una corridita al grupo de fans que esperaban un autógrafo para encerrar la noche.

No hice más que aproximarme y me agarraron entre todos como si yo fuera Ricky Martin, a los gritos histéricos pidiéndome un autógrafo.

Entre arrancadas de pelo y otras manifestaciones histriónicas y agresivas saque de mi bolsillo una lapicera para firmar esos benditos autógrafos y sacarme de encima a esa manga de locos.

Estos energúmenos solo tenían papel higiénico.

Alguien ya escribió en un papel higiénico?, bueno las palabras sobran.

Termine y salí a la puerta en busca de un poco de aire y sobre todo algún referente sano donde anclar por un rato.

Me senté en el escalón de la entrada donde se podía oír el sermón del viejo que perfilaba mas largo que los discursos del dictador cubano. Estaba hablando de la fidelidad entre el hombre y la mujer, jajajaja.

Los postulantes a coordinadores se cansaron de estar parados y así como vinieron se fueron. El que se quejaba era el renguito que estaba destruido por estar tanto tiempo de pié.

Los fans salieron corriendo sin rumbo a ver si alguien, que se yo quien, les firmaba otro autógrafo.

Y los caballeros del Apocalipsis rodeaban al viejo predicador como el cazador a la presa.

En ese momento percibí que había que ir a descansar, por que mañana seria un gran día.

Capítulo 7 – el final –

Al despuntar el sol tempranito me desperté con unos gritos en la calle.

Salí a ver que pasaba cuando me encontré con un micro doble piso todo pintado de blanco, listo para plotearlo en cualquier momento. Vieron como es esto, un agenciero se compra un micro, lo pone a trabajar, después hace alguna cagadita y cambia el nombre de la agencia, despinta el micro y lo vuelve a pintar como si no hubiera pasado nada. Esto es común lo que seria algo así como “cambiar para continuar igual”.

Lo que me llamo la atención era la cantidad de gente que bajaba comandados por una señorita que tenía una riñonera más grande que ella.

Entusiasta y a los gritos, pedía a los pasajeros que se pusieran en fila para iniciar la visita histórica a la ciudad.

Que visita histórica pensé? Esta piba debería estar borracha, drogada o simplemente perdida en el mapa.

Me aproxime para hablar con ella y preguntarle que hacia por estos lugares ya que este pueblo no era un circuito turístico.

Cuando llegue cerca de ella y leí el nombre de la agencia que representaba entendí todo.

Era la agencia de ese pueblo que les había comentado Jacinto Pedraza. Una agencia donde el marketing consiguió superar al servicio, y un lavaje cerebral de primera línea donde todos se creen caciques aunque cacique hay uno solo que es el que se lleva la mosca.

La niña, porque generalmente son todos muy jovencitos, recién saliditos de la Facu., gritaba como una loca tratando de ordenar la historia y que los pasajeros hicieran la bendita fila.

Hola,me dijo como asustada.

-Me mandaron aquí y la verdad no tengo la menor idea de donde estoy y para colmo con esta gente que son no videntes…

-Como no videntes? Le dije sorprendido. Y que les vas a mostrar entonces?

-Y que se yo, les cuento la historia del pueblo y ellos se lo imaginan pero tampoco se que contar si no tengo la menor idea de donde estoy, y la gente se me desparrama porque no se ven entre ellos y no pueden organizarse, y tengo miedo que se pierdan, por que si se me pierde alguno la empresa me descuenta el 4% de las comisiones. Estoy estresada y quiero llorar pero no puedo porque si la empresa se entera me descuenta el 1 % de las comisiones y te juro que tengo ganas de largar todo a la mierda pero no puedo porque si hago abandono de mis obligaciones me mandan a Termas de Río Hondo toda la temporada al 0,50% de comisión sin viático ni hotel ni nada.

-Pero cuanto ganas vos para que se justifique toda esta locura?

La niña al borde de un ataque de nervios pero sin perder el modelito, se puso la camiseta de la empresa tal como indica el protocolo y me dijo:-Yo gano el 7% de la recaudación de excursiones que venda y me prometieron que después de siete años de servicio me mandaban a Europa, salio como escupida de músico, empujando a los pobres cieguitos que estaban eufóricos preguntando donde estaba el Obelisco y la 9 de julio y se perdió por la callejuela que llevaba al riacho, buscando anda a saber que.

Entre a lavarme los dientes y a desayunar cuando los seis del Apocalipsis se aparecieron con los ojos desorbitados ,unas ojeras que le llegaban a las rodillas por haber bancado al profeta toda la noche hablando boludeses.

Tiburcio escupiendo sin piedad, me pregunto que hacia ese micro fantasma estacionado en la calle?

-Es un tour que acaba de llegar para conocer el pueblo…

Se miraron sin entender nada pero la bronca les salía por todos los agujeros.

-Tenemos que hacer algo porque este lugar nos pertenece y nadie nos puede robar las ideas.

– Tenemos que secuestrarles el micro, dijo el ex chofer.

– No, tenemos que secuestrarle a los pasajeros, decía otro energúmeno.

-Porque no le robamos el equipaje así la empresa tiene que restituir los valores a los pasajeros y pierden guita como en la guerra.

– Vos alguna vez le restituiste algo a un pasajero tuyo?

-mmm creo que esta idea no es buena, reconoció tímidamente después de haber acudido a su propia experiencia.

Lo que hay que hacer es decirles a los pasajeros que el pueblo esta infectado con un virus que ataca a los ojos hasta quedar ciegos, asi se rajan todos.

-Llegaste tarde compañero, el grupo es de ciegos.

Que cagada, estamos en el horno…

Entre ideas locas, y estrategias para hacer desaparecer al tour, se escucho un grito desconsolado por la calle que va al riacho.

Era la coordinadora que venia corriendo como loca con la riñonera golpeándole las tetas porque la usan en el cuello, es una modalidad de la empresa.

-Una mujer se ahorco, una mujer se suicido, la mataron, la mataron ayuda, ayuda!!!!

Quien seria?, la mujer del bar.? Era la única que había ido para esos lugares ayer a la noche.

-La policía por favor, la policía, gritaba la coordinadora desesperadamente mientras los cieguitos parecían los autitos chocadores rebotando por todo el pueblo.

-No hay policía acá, ni bomberos, ni médicos, ni nada de nada.

-Bienvenida al mundo real piba!!!! Le grite para ver si se tocaba y se dejaba de hacer tanto quibombo.

Un cieguito, muy nervioso buscaba un abogado porque quería mandar una carta documento a la empresa debido a que no lo habían llevado al obelisco como estaba prometido.

Unos de los caballeros del Apocalipsis, que había cursado Educación Cívica en tercer año del bachillerato se ofreció a representarlo por la módica suma de $ 500. Que hijo de p…. no dan puntada sin hilo…estos agencieros.

Le dije que no tenía vergüenza.

– No es para tanto, me dijo, ojos que no ven corazón que no siente. Por ahí sale bien y le rompemos el que te dije a la competencia. Es una forma de ganar mercado.

Para esto el pueblo se fue rumbo al riacho, los choferes del micro seguían tomando mate como si nada, hablando de autos, fútbol y minas.

Fui también para ver como estaban las cosas por ahí.

La verdad, una situación fea, ver a la señora del bar colgando como un salame picado grueso, azul igual que un pitufo por las asfixia que le provoco la soga y con los puños cerrados por donde asomaba un papel a modo de carta que generalmente dejan todos los que deciden suicidarse.

Me acerque para sacarle el papel que tenía fuertemente apretado, uno salio por ahí diciendo que no se podía tocar el cuerpo para no alterar la escena del crimen y perturbar las investigaciones.

Que investigaciones pensé yo?, si el policía mas próximo estaría a dos días de viaje?

Un cieguito que había quedado rezagado rompía los quinotos preguntando que había pasado, preocupado por si se había perdido algo.

En medio de la confusión llegaron los tres postulantes a coordinadores de turismo, que al ver la escena se miraron y al unísono vomitaron y con el último pedacito de pollo en la boca salieron corriendo espantados.

La coordinadora que seguía gritando como una loca, regreso a la escena del crimen para preguntarme donde había un restaurante porque sus pasajeros tenían pensión completa y tenia que darles de comer.

Yo preguntaba por el marido de la difunta, pero me dijeron que me quedara tranquilo porque con el discurso de la noche anterior iría a dormir cuatros días por lo menos.

Así que decidí bajarla yo y finalmente sacarle el papel que tenía fuertemente apretado entre sus dedos.

No sabia si leerlo o dárselo a su marido pero como esta era la amante del dueño del bar, me daba cosa, a ver si era una declaración de amor y terminaban agarrándose el marido y el amante y sufríamos dos decesos mas provocando prácticamente el fin del pueblo por falta de habitantes.

No podía hacer eso, así que decidí llevarme el papel para leerlo en privado mientras se la llevaban a la difunta para preparar el velatorio.

Los seis del Apocalipsis estaban tramando algo porque a la pasada escuche que uno le decía al otro que podían embalsamar a la muerta, inventar una historia de milagros, construirle un santuario, y vender el pueblo como un circuito religioso.

Regrese a mi cuarto para leer la carta de la difunta. Me tire en la cama para relajarme y me dormí.

Cuando desperté ya no estaba ni el micro ni la coordinadora ni los pasajeros.

Los seis del Apocalipsis estaban borrando toda huella posible que hiciera suponer un suicidio así podrían continuar con su plan.

Me entere que los tres postulantes a coordinadores de turismo, se habían marchado con la coordinadora del pueblo de Jacinto Pedraza. Parece que los convenció prometiéndoles que iba a hablar con el dueño de la agencia para que los incorporara al staff de coordinadores itinerantes.

El viejo sordo, que al final no lo era, se entero de la muerte de su mujer pero no le hizo mella.

El amante, desesperado por la pérdida del mejor culo del pueblo intento suicidarse tres veces en menos de tres horas. No lo consiguió, así que resolvió continuar con el bar.

Quien diría no? Un pueblito tan chiquito y tan agitado!!

Me acorde de la carta, pero no se que se hizo, desapareció como por arte de magia.

Me fui al atardecer cantando bajito…

Un año más tarde, leyendo el diario supe de la gran noticia: Gurmensindo Polidoro se había convertido en la capital del turismo religioso.

Los caballeros del Apocalipsis habían conseguido embalsamar a la difunta ayudados por un diputado de la capital que iba prendido en el negocio.

La bautizaron la santa de las causas amorosas…Visitada por miles y miles de boludos que se creyeron la historia y hoy dejan millones de pesos en el pueblo y en los bolsillos de los caballeros del Apocalipsis.

El hospital comenzó a funcionar, la municipalidad también, la policía puso un destacamento y otro en la ruta para coimear a los feligreses que llegaban de automóvil. Inauguraron la Terminal de ómnibus. Pusieron peaje.

El banco Nación inauguro sucursal y puso hasta cajero automático.

La escuelita se puso en marcha con el nombre del fundador del pueblo.

La coordinadora largo la coordinación, se retiro y se puso una fábrica de velas y estampitas. Se esta llenando de plata.

Los que no regresaron fueron los postulantes a coordinadores. Según me dijeron los tienen como bola sin manija por toda la argentina por dos mangos con cincuenta.

Gumersindo Polidoro finalmente prospero.

Yo sigo coordinando grupos de turismo, continuo contándoles historias a los turistas,voy de un lado al otro cruzando gentes, culturas, historias.

Soy feliz haciendo mi trabajo y cada vez que me siento confundido, sin saber que hacer…evoco al pueblo de Gumersindo Polidoro y te juro, que enseguida encuentro el NORTE.

the end….. hasta la próxima historia

Un pensamiento en “Buscando al coordinador modelo. cuento en capítulos

  1. Sinceramente, sin palabras, muy divertido y atrapante el cuento, jajajaj, la verdad es muy original pero a la vez muy real en nuestros dia a dia o en nuestras historias y encuentros que tenemos semanas tras semanas, te felicito Guille… quiero masss

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s