¿Vamos a la playa o nos mudamos a la playa?

Por Guillermo Gatti

Miren detenidamente la imagen.

Qué es lo primero que les viene a la mente?

Muchos de los lectores argentinos, seguramente se sentirán identificados, y esta bien que así sea, porque de alguna manera, esta imagen nos identifica a la hora de cumplir nuestro rol como turistas.

Así somos, a la hora de salir de vacaciones, necesitamos de una monumental infraestructura que nos haga sentir que nada nos va a faltar y más todavía si semejante esfuerzo de cargar los múltiples bagayos nos permite ahorrar un pesito.

No son muchas las culturas que hacen de un día de playa un verdadero despliegue.

En este aspecto, los argentinos le sacamos al resto de los mortales, varios kilómetros de ventaja.

No importa el destino, viajemos en automóvil, micros, avión o a dedo, le ponemos el pecho y allá vamos con nuestra mudanza sobre nuestras espaldas sin importarnos nada.

Mas vale pájaro en mano …

Cuales son aquellas cositas que no nos podemos olvidar cuando salimos de vacaciones y vamos a la playa?:

  1. Una heladera playera grande y resistente llenita de cerveza, agua, fiambres de todo tipo, milanesas, huevos duros, el yogurt para los más chiquitos, la famosa chocolatada Cindor, mayonesa, torta Pascualina y claro, las sobritas del día anterior, que frías, suelen ser mas ricas y apetitosas.
  2. Un set completo de descartables como platos, vasitos y cubiertos.
  3. Una sombrilla colorida para que no solo nos proteja de Febo sino que también sirva de referencia para que los niños no se pierdan en la multitud.
  4. Algunas reposeras, pelota de plástico, el tejo, paletas playeras, baldecito, palita y rastrillo para poder hacer el típico castillitos de arena, un barrilete tipo pájaro multicolor para que los chicos se entretengan y no pidan todo lo que los vendedores tienen para ofrecer.
  5. Lonas para tirarse en la arena, almohadita inflable para dormir una linda siesta después de un suculento almuerzo a orillas del mar, y claro, el infaltable colchón inflable para los que desean hacer su siestita flotando a la deriva.
  6. Bronceadores de todo tipo, protectores solares, un mini estuche de primeros auxilios en caso de algún imprevisto, una cremita para paspaduras y la indispensable manteca de cacao para evitar que los labios se nos parta en mil pedazos por los crueles efectos del sol.
  7. Como si todo esto fuera poco, no puede faltar la tabla de barrenar, las patas de rana, el inflable con forma de cocodrilo o de ballena, y la piletita para los bebes que la llenamos de agua en la orilla para que los chiquitines chapoteen mientras los grandes se remojas en la primera rompiente.
  8. El diario para no dejar de estar informado, las cartas para el infaltable truco, chin chon o canasta, un mp3 o simplemente la famosa radio a pilas.
  9. Una maquina fotográfica, la filmadora y el inseparable celular.
  10. Un bolso llenito de ropa para cambiarse a la hora de regresar a casa y no tener que volver con la ropa mojada.

Estos son apenas algunas cositas que llevamos para pasar un día de playa al mejor estilo argentino. Seguramente debe haber muchas cosas más que se me deben estar escapando.

Ahora, Una sandia!!!!!! Esa si que no me la esperaba. Que rica debe ser calentita.

 

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s