Florianópolis espera a los argentinos.

Por Carolina Reymúndez
Fuente: La Nación

Todo sobre la “Ilha da Magia”

Un  patallazo sobre la isla que vale la pena leer.

FLORIANOPOLIS.- Durante el año viven en la isla de Santa Catarina alrededor de 350.000 personas; sin embargo, en los meses de verano ese número se acerca sin dificultades al millón.

 La diferencia la marcan los turistas de Brasil y del mundo, pero principalmente de la Argentina.

 “En las últimas temporadas, la ocupación fue del 100%, y el 90% fue de argentinos”, afirma Vitor da Silva, director de la inmobiliaria Bravimol, que alquila condominios en Praia Brava, al norte de la isla.

  Ni bien se cruza el antiguo puente de hierro Hercilio Luz, los manezinhos -así se llama a los habitantes de la isla- hacen de las suyas para contagiar su espíritu a los veraneantes: el gusto por la vida calma, los frutos de mar, las buenas olas para surfear, pero sobre todo su devoción por el tenista Gustavo Kuerten, alias Guga, número 2 del mundo, que justamente nació cerca de la Lagoa da Conceição. “Si tuvieran que elegir entre el Norte y el Sur, la mayoría de los argentinos se quedaría con el Norte, pero tienen que saber que en el Sur hay rincones que valen la pena”, recuerda Rigotto.

 Así, para poder conocer bien la isla, que tiene más de 50 playas, alquilar un auto es la mejor opción. De todas formas, los que quieran olvidarse hasta de manejar durante sus vacaciones, pueden suspirar aliviados: hay un servicio de ómnibus ejecutivo que los lleva y trae hasta cualquier punto de la isla.

 Un mes en Floripa, como le dicen los locales, da para conocer cada día un lugar distinto. Así que los de pies inquietos fiquen tranqüilos : hay sitios históricos, circuitos de aventura y deportes náuticos para no aburrirse. Los que no quieren más que mar en sus distintas variantes podrán disfrutar desde las aguas calmas y claras de Lagoinha hasta las voluptuosas ondas (olas) de Joaquina o praia Mole.

 A continuación, un detalle de las características principales de las mejores playas de la isla y algunas dicas (consejos) para tener en cuenta.

 Norte

  • Jurerê : está a 35 km del centro de la isla. Se divide en Jurerê Nacional -así se llama al sector más tradicional- y Jurerê Internacional, el último en surgir y más sofisticado, con grandes inversiones inmobiliarias y precios más elevados que en otras partes de la isla.

 En los amplios boulevares de amendoeiras (almendros) se destacan flamantes residencias de diseños costosos y colores pastel, muchas valuadas en torno de los 200.000 dólares. “Aquí no dependemos de los turistas, Jurerê ya se transformó en un lugar para vivir”, asegura Simone, propietaria de una inmobiliaria de la zona. Sin embargo, cada año llegan paulistas, cariocas y argentinos para pasar unas vacaciones exclusivas.

 El mar de Jurerê es calmo, ideal para familias con chicos. El parque acuático Aquaway es un pasaporte a la diversión. Entrada: 4 dólares por día. Muy cerca, la Reserva Ecológica Carijós tiene paisajes de restingas y manglares, pero todavía no se explota turísticamente. La boîte X es una de las más frecuentadas, ideal para bailar forró. Entrada: 6 dólares.

 

  • Canasvieras : está a 27 km del centro. Antes tenía el título de ser uno de los poblados más antiguos de la isla; hoy, es el enclave por excelencia de los argentinos. Aunque la belleza de sus playas permanece intacta, de arenas blancas y mar cristalino, está tan cercada de edificios y negocios que en temporada alta se hace difícil encontrar calma. Algunos la juzgan por ser tan turística, pero otros ven en esa característica la ventaja para tener todo cerca, hasta un Mc Donald´s. Hay bancos, negocios y supermercados que abren las 24 horas. Durante la temporada varios quioscos reciben LA NACION, que cuesta 2,30 dólares de lunes a sábado, y 3 los domingos.

 En la playa siempre hay alguna actividad; son pocos los que se quedan recostados tomando sol. Se pueden alquilar kayaks, por 2 dólares la hora, que más de un turista atleta los usa para llegar hasta la Isla do Francês, apenas alejada de la costa. Después de ese viajecito con los músculos cansados, un masaje con aceite de coco para relajarse, por US$ 5.

 Se podría decir que si bien el mar en esta zona es calmo, el balneario en sí, para nada. La movida no duerme la siesta.

 

  • Ponta das Canas : este rincón que continúa después de Cachoeira do Bom Jesús es una caleta de pescadores, ideal para contratar un paseo en barco hasta la isla Anhatomirim. La excursión dura 6 horas, y cuesta 57 dólares el alquiler del barco, que tiene capacidad para 15 personas. El mar es calmo, pero rápidamente se torna profundo.

 

  • Lagoinha : está a 37 km del centro, en el extremo norte de Florianópolis. Es una de las mejores playas de la isla, sin tanta infraestructura como en Canasvieras, pero con aguas muy calmas y cálidas para nadar. Aquí se estila más alquilar una casa que parar en hoteles o posadas. Un consejo de los locales: no llegar sobre la fecha para alquilar. Es mejor ir unos días antes y hablar directamente con los dueños.

 

  • Brava : la modalidad de esta playa son los condominios con administración propia, piscina, canchas de tenis, bar y sauna. Es la más planificada de la isla, también exclusiva y sin actividades nocturnas. No hay boliches, sólo restaurantes. Está orientada a familias. Hay mar abierto y es una de las preferidas por los surfers.

 

 

  • Santinho : los que busquen una solución integral para las vacaciones, Costao do Santinho es un programa de lujo. Un resort cinco estrellas con playa propia, piscinas y actividades recreativas para cualquier hora del día ( http://www.costao.com ).

 Este

  • Barra da Lagoa : está a 20 km del centro y uno de sus principales atractivos es el acceso por la Lagoa da Conceição, después de un camino sinuoso a orillas de la frondosa mata atlántica. Otra particularidad de esta playa es el puente colgante que cruza un canal que desagua en la laguna. Prainha, del otro lado, es un refugio cercado por grandes piedras y una vista incomparable. El alojamiento es más económico que en el norte de la isla.

 

  • Mole : la gran escultura de un surfer preside la entrada a esta playa de grandes olas y ambiente bohemio. “Cualquier época del año es buena para treparse a una ola”, dice Helene, que llegó a Floripa para estudiar, pero se quedó con el surf. Las barracas no están tan cerca una de otra y son rústicas, como Açao efeito, que sirve las mejores tigelas de açaí de la isla, un preparado a base de la fruta tropical açaí helada, con banana, nueces y granola; sesirve en una cazuela de barro o tigela. Una porción calórica, para enfrentar el mar con energía.

 Pocos kilómetros al Norte está Galheta, una playa que se escuda en sus morros para atreverse al nudismo.

 

  • Joaquina : está a 15 km del centro, luego de cruzar la avenida das Rendeiras (tejedoras) por la Lagoa da Conceição. Los campeonatos internacionales de surf convirtieron a Joaca en una de las playas más conocidas de la isla. Es amplia, con buenas olas y toda la infraestructura necesaria. Las dunas que casi cubren de arena la calle de acceso a la playa son perfectas para practicar sandboard (el snowboard del verano). A los pies de la duna se alquilan las pranchas (tablas) por 2 dólares la hora. Imperdible: aunque no se anime a surfear la arena, vale trepar la duna sólo por la vista. Paulo César Correia, uno de los guarda vidas de la playa no duda en recomendarles a los novatos del surf: no soltarse nunca de la tabla y practicar frente al puesto de los guardavidas porque el mar suele ser temperamental.

 Sur

  • Armação : este pequeño pueblo de pescadores queda a 22 kilómetros del centro y tiene el encanto de una iglesia de mediados del siglo XVIII casi sobre la playa. Además, es muy frecuentada por locales, que saben cuáles son las mejores barracas para probar el pescado fresco. Cuando se termina la playa, luego de cruzar un pequeño puente y subir unos cuantos escalones, la praia do Matadeiro es otro escondite entre dos morros, con pocos turistas y un mar siempre enojado. En el sur de la isla, la arena es más gruesa y no tan blanca como en el Norte. La ventaja es la tranquilidad. Desde aquí parten barcos hacia Ilha do Campeche, a unos veinte minutos, que tiene más de cien inscripciones rupestres y los mejores lugares para practicar mergulho (buceo).

 

  • Pântano do Sul : a 25 km del centro, esta villa de pescadores es precaria y precisamente en esa característica radica su encanto. El que se anime a llegar no se puede perder el bar do Arante. El mismo dueño, Arantinho, como le dicen los parroquianos, le explicará por qué, por supuesto no sin antes convidarle una cachaça. “En 1958 mis padres fundaron este lugar para que los pescadores y cualquiera que llegaba de otras partes de la isla tuviera un refugio para comer, tomar y descansar. En los años 70, los jóvenes hacían campamentos y comenzaron a usar este lugar como punto de referencia para sus amigos. Así, se dejaban notitas contando hacia dónde iban o cuando volvían”. En ese tiempo nació la costumbre que hoy es la curiosidad de este bar: escribir una nota que atestigüe el paso por este rincón de Brasil. Así, el bar de techos bajos y pescados gostosos es una gran cartelera que tiene trazos en francés, ruso, portugués, japonés y, sobre todo, argentino.

 

  • Riberão da Ilha : este poblado antiguo, en el oeste de la isla, merece una visita por su patrimonio arquitectónico y las huellas de la cultura azoriana traída por los primeros habitantes. Las antiguas casas todavía están habitadas, pero existe una gran conciencia de preservación.

 Rancho açoriano, sobre el camino empedrado de morro das Pedras a Riberão da Ilha, es un buen lugar para probar las ostras del Pacífico.

 

 

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s