La gripe porcina: información y deformación…

Por Guillermo Gatti

Continuando con el tema de la tan polémica gripe A, les dejo una anécdota para que se rían un poco.

En un parador de ruta algunos pasajeros se juntaron a desayunar y lógicamente salio el tema de la gripe porcina.

Yo estaba en la mesa contigua así que no me fue difícil escuchar la conversación, la cual me dejo espantado por la capacidad que tenemos los seres humanos para deformar la información, creer fehacientemente en lo que deformamos y desconsiderar de manera inmediata la verdadera información.

Uno de los pasajeros saco la conversación diciendo que había escuchado en la tele que no se podía comer mas chancho porque esos chanchos engripados eran los responsables de esa peste que estaba atacando a todos los países.

Otro , mientras mojaban la medialuna en el café con leche, agregaron que todo era una especulación de los gobiernos para terminar vendiendo una nueva vacuna como había pasado con la fiebre amarilla, que se la habían aplicado cuando fueron a Brasil en el verano y que les dio mas dolores de cabeza que si hubieran tenido la fiebre amarilla. Como se va a engripar un chancho?, dijo cagándose de risa mientras escupía pedazos de media luna por todos lados.

Una señora que estaba en el grupo escuchando llamo al mozo y le dijo que no le trajera el especial de jamón y queso, ya que el jamón era de chancho y bueno: que no creía en las brujas pero…, así que cambio el sándwich por un jugo doble de naranja para aprovechar los beneficios de la vitamina C por si las moscas.

Un gordito que ocupaba dos sillas por su inmensa osamenta dijo que el no tenia problemas por que era judío y el chancho no le cabia ni de alcancía… pero que había escuchado en alguna radio que una secta africana comandada por el hermano bastardo del nuevo presidente norteamericano habían introducido el virus en un chancho viejo y lo habían enviado a los Estados Unidos como venganza pero que el chancho fue dejado por equivocación en México y se lo había comido un funcionario aduanero que fue el responsable por contaminar a todas los mejicanos que a su vez contagiaron al resto del mundo pero eso no terminaba ahí, otro que se prendió en el delirio del gordo, agregando que le habían dicho que ese virus no ataca a los negros así que el plan de la secta había sido totalmente al pedo y para evitar que el mundo los cagara a palos prefirieron no decir nada y hacerse los boludos como habían hecho con el mono trasmisor del HIV.

El dueño del parador al ver que nadie consumía productos porcinos improviso un cartel que decía: “aquí nuestros chanchos son sanitos. Apoye al campo argentino”

Un pasajero que era medico se acerco a la mesa para intentar esclarecer ese mal entendido y les explico que el h1n1 – es un virus perteneciente a la familia de los Orthomyxoviridae, que es endémica en poblaciones porcinas y que estas cepas virales, conocidas como virus de la influenza porcina o SIV swine influenza viruses han sido clasificadas en Influenzaviruseran, cepas conocidas como H1N1, H3N2, H3N3 aislada en Québec y H1N2 —aislada en Japón y Europa.

Un campechano que pasaba por la mesa mientras el medico explicaba dijo a la pasada:- quien diría que el chancho con esa cara de boludo podía hacer tanto quilombo.

La mujer que había pedido el jugo de naranjas, llamo al mozo y le solicito dos aspirinas y un barbijo mientras se sacaba de su rostro restos de medias lunas escupidas por su compañero de viaje.

Otro que estaba escuchando atentamente dijo que el prefería pensar que era un acto de terrorismo porque no había entendido nada de los que el tordo había dicho.

Una señora con severo trastorno de hipocondría empezó a sentir todos los síntomas y pidió un medico urgente a los gritos mientras el marido trataba de explicarle al mozo que no llamara a nadie porque ya había hecho lo mismo con el mosquito del dengue, el mal de Chagas y el síndrome hemolítico argentino.

El chofer del micro paro la oreja pero al pedo… ya que había entendido que entre los pasajeros había uno contaminado de la gripe del chancho y de inmediato se fue a la baulera para improvisar unos barbijos con algunos trapos viejos que usaba para limpiarse las manos de grasa cuando se rompía el micro.

El siempre e infaltable moralista del grupo, intento desesperadamente convencerlos que seria un acto inhumano sacrificar a los chanchos y que no se debían olvidar del chanchito Porky que había hecho tan feliz a tantos niños y que de un día para otro pasaría a ser una figura perversa y demoníaca sin beberla ni comerla.

El medico seguía con sus explicaciones académicas tratando de esclarecer que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa mientras una gordita se rascaba una teta desesperadamente como ritual para ahuyentar las malas energías.

Un pasajero había perdido el control y declamaba a los gritos en la puerta del baño: Que no se me cruce un chancho porque lo voy a cagar a palos!!!, un vegetariano que andaba por ahí se cagaba irónicamente de risa mientra pensaba: Que se jodan quien les mando a comer carne?

El coordinador del grupo desesperado porque nadie quería subirse al micro les ofreció una visita guiada al instituto Pasteur, dos aspirina, un barbijo con el logo de la agencia y una cuarentena en las termas de Federación.

Dos señoras de edad murmuraban quejosamente: – Si hubiera sabido lo del chancho no viajaba, mira que despelote y yo que me comí todos los chanchos y los chivitos en las Termas de Río Hondo. Que le digo a mis hijos?

Un adolescente que estaba en el grupo dijo que no había drama, que en la escuela le habían dicho que la mejor manera de prevenirlo, era limpiarse la boca al estornudar pero no con las manos sino con el codo.

El codo, le dijo un viejo mientras tomaba mate: -como con el codo pendejo, que te crees que soy de goma?

Y que se yo, le dijo el pibe, la profe dijo con el codo porque las manos son transmisoras del virus y el codo no.

No boludo!!!le dijo el padre: No es el codo, es el antebrazo así el virus queda en la ropa y no se expande…

El chistoso de turno dijo que eso se lo preguntaran al judío que de codo entendía un montón.

Finalmente subieron al micro para seguir con el viaje.

El guía les puso una película, les repartió unos alfajores de dulce de membrillo, un café lavadito bien caliente y les prometió que la cena la pagaba la empresa.

Como un milagro, nadie mas hablo de la gripe porcina y si te vi…. No me acuerdo.

Un pensamiento en “La gripe porcina: información y deformación…

  1. JaJaJaJa, me encanto la historia, muy real y graciosa, pinta con un gran criterio y mucha realidad los meses duros que pasamos por esa maldita peste que ya nadie recuerda, y que el turismo fue muy duramente afectado, anda pensando sobre que vas a escribir ahora, que se vendra, algun otro bichito? animalito? semillita? que se yo….

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s