Lo que no se ve ni se dice de nosotros…los guías

MANUELITA NO VIVIA EN PEHUAJO

Un verano de no hace mucho tiempo, en nuestro tan querido y polémico Balneario Camboriu, surgió casi espontáneamente un episodio que me llamo mucho la atención.

Hoy decidí contar esta historia y compartirla con todos los que visitan mi blog.

Espero que les guste, se diviertan y conozcan este otro lado nuestro.

Siempre les digo a mis pasajeros, que nosotros los guías, de vez en cuando somos tan humanos como ellos y nos pasan cosas como a ellos aunque piensen que no es así.

Ese verano muchos guías de diferentes agencias estuvimos muy juntos conviviendo y conociéndonos cotidianamente. Compartiendo nuestras historias personales, dificultades de trabajo, risas y llantos, amistades y enemistades.

Esta historia que les voy a contar a pesar de parecer bizarra y descabellada es auténticamente real.

A los pasajeros que visitan este blog les digo: NO se asusten, no entren en pánico y no dejen de viajar. Siempre estarán en buenas manos a pesar de…

En este momento estarán viendo una foto donde una señorita esta en un balcón acompañada de una tortuga de trapo atada a la baranda de un balcón.

Seguramente se preguntaran que hace esa tortuga atada?

Esta es la historia:

El equipo de Noche y Día cuyo coordinador general es nuestro amigo Damian, estaban haciendo base en Balneario Camboriu.

Todo el staff dirigido por su coordinador general, trabajaban arduamente para brindarle a sus pasajeros una atención nota 10.

Todos saben lo que significa trabajar con muchos pasajeros y el desgaste que eso conlleva.

Claro que nadie es de fierro y el stress hace lo suyo.

Justamente, producto de ese cansancio mental y físico el grupo estaba al borde un ataque de nervios y ya nadie se soportaba.

Uno de los integrantes pensó que lo mas indicado sería adquirir una mascota pensando que traería armonía al hogar y así el grupo dejaría de pelearse por cualquier boludes, generar situaciones tensas y todo aquello que se origina cuando uno no se aguanta ni así mismo.

El tema es que salieron a la calle con la intención de comprar un perrito de carne y huesos.

Como los precios eran altísimos y las chirolas no alcanzaban, salieron del pet shop con caras largas y ojos lacrimógenos.

Nunca dude de nuestro nivel de desequilibrio mental y menos de nuestra eterna e inagotable creatividad.

Ahora viene lo mejor:

El día del cumpleaños del coordinador general (Damian) se hizo una fiestita en el departamento donde se alojaba el staff .

Esa noche hacia muchísimo calor, demasiado calor.

Fui invitado al cumple así que me mande para el depto.

No les puedo explicar el calor que hacia en ese lugar, era inaguantable, yo transpiraba como puto con gripe. Los olores corporales se mezclaban con los perfumes importados comprados en Ciudad del Este.

Mucha gente en un ambiente pequeño y un horno a las chapas cocinando empanadas.

Me senté en la mesa y lo que me llamo mucho la atención era que al lado del único ventilador que había ubicado en el suelo, se encontraba una tortuga de trapo.

Lo curioso era que el ventilador apuntaba a ella y no a nosotros.

Me pregunte: ¿Será que la tortuga tiene calor como nosotros o nadie se percato que el ventilador esta en el lugar equivocado?

No me anime a preguntar nada.

Al rato vi que uno de los chicos se agacho, le susurro algo a la, paso siguiente, la alzo, la llevo al balcón, le puso comida y agua y volvió a la fiestita como si todo fuera normal.

Epa! Me dije: aquí hay algo que no me cierra, así que pregunte tímidamente:-Que onda con la tortuguita de trapo?

Me dijeron que el animalito de paño era la mascota y que la cuidaban como si fuera una mascota de verdad ya que no alcanzaba la guita para comprar una de verdad.

Me contaron también que la alimentaban, la llevaban a pasear y que la ataban en el balcón para evitar que se cayera. Es mejor prevenir que sufrir consecuencias posteriores. En fin, todas esas cosas que cualquier mortal hace con sus bichitos de estimación.

Afirmaron que desde que la tortuguita entro a sus vidas el stress grupal bajo sensiblemente. Todos se llevaban mejor, que se preocupaban por el bienestar de ella y que era copado retornar al hogar después de un arduo día de trabajo y ser recibidos por ella haciéndoles fiestita cuando la puerta se habría.

Bueno, me dije: a falta de pan, buenas son la tortas y cada uno se las arregla con lo que tiene a mano. ¿Insanidad mental?, ¿carencia acumulada?, ¿creatividad suprema?, ¿delirio estival?…no se.

¿Qué estoy haciendo yo ahí?

Yo al otro día regresaba a Buenos Aires a llevar a mi grupo y, obviamente a traer otro.

A la semana regrese a Balneario Camboriu, entre a mi habitación del hotel, cansado por el viaje, con ganas de darme una ducha, dormir un poco y empezar con la rutina.

Al entrar veo una tortuga de trapo, con comida y agua y una notita que me dejara mi compañerita de trabajo (la que esta en la foto) que decía:

“Hola gordi, me fui de excursión con mis pasajeros. Te presento a Filomena, la hermana deficiente (le faltaba un ojo) de la tortuga de los chicos de Noche y Día, cuidala, y fijate que no le falte comida ni agua, nos vemos mas tarde…un besito”

Cansado, sucio, estresado y muerto de hambre, me agache, agarre a Filomena, me acosté y juntos dormimos esa siesta soñada.

Ustedes saquen sus propias conclusiones….. Besos y abrazos.

Gracias por tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s